FUENTE INAGOTABLE DE LUZ

FUENTE INAGOTABLE DE LUZ
¡ILUMÍNANOS!

Sagrados Corazones Unidos del AMOR SANTO

Sagrados Corazones Unidos del AMOR SANTO
Sagrados Corazones de Jesús y María, unidos en el amor perfecto,

viernes, 23 de junio de 2017

Cuál es la Armadura que Dios nos Proporciona para Proteger a Nuestra Familia?




Nos enfrentamos a nuevos y difíciles problemas que no podemos resolver solos. 
Los avances de la biotecnología han separado la sexualidad de la procreación y ha convertido al sexo en una recreación.
Esto ha traído un sinnúmero de males como los problemas que acarrean las madres solteras y sus hijos.
Los problemas que trae a los hijos del divorcio.
Los cuantiosos problemas de salud y de inserción en la vida que conlleva el estilo de vida promiscuo y homosexual.
Y muchos más, la lista sería enorme si seguimos.
Cuadro de texto:

Este aflojamiento de los amarres morales, sin medir las consecuencias de las nuevas cosas que hoy es consensualmente permisible hacer, ha penetrado en las familias cristianas.
.
Que están teniendo que hacer frente a nuevos y complejos problemas morales que les superan, y no se han sabido poner una buena armadura.
Vivimos tiempos difíciles para la moral cristiana. Es por eso que debemos pedir apoyo sobrenatural consagrando nuestras familias a Jesús.

TIEMPOS EXTRAORDINARIAMENTE COMPLEJOS PARA LA MORAL

Estamos viviendo tiempos profundamente complejos al tal punto que el padre Dwight Longenecker nos dice que no pasa ni un mes sin que un feligrés suyo le pida ayuda con difíciles preguntas morales relacionadas con su familia.
Preguntas que frecuentemente involucran de alguna forma a lo sexual, pero que son muy difíciles de responder con un simple código moral del blanco-o-negro que funcionaba hace 50 años.
Y para ejemplificarlo señala unos ejemplos:

       Una viuda de misa diaria de 80 años pregunta si debe asistir a la “boda” de su nieta con otra mujer. 
       Una pareja que está planificando casarse ya están viviendo juntos con la aprobación de sus padres católicos. 
       Una mujer de mediana edad me cuenta que ella no asistió a la “boda” de su hermano con su novio, pero se pregunta si ella debería asistir al bautizo del niño que fue concebido por éstos dos hombre a través de inseminación artificial y de una madre sustituta. 
       Una pareja sin hijos me pide la mejor clínica de fertilización in vitro.
       Otra pareja no cree que haya nada malo con su decisión de ser esterilizados de forma permanente para no poder tener hijos. 
       Un amigo me contó cómo su hijo adolescente le comunicó que fue el donante de esperma para que la “esposa” de su hija y pueda tener un hijo genéticamente de ellas.
Como vemos, el paisaje moral ha cambiado por completo.
.
Y como resultado, gente común y corriente se enfrenta a problemas morales extraordinariamente complejos, que nuestros padres y abuelos nunca podrían haberse imaginado.


LA REVOLUCIÓN BIOTECNOLÓGICA, UN HECHO DEL QUE SE HABLA POCO

Estamos viviendo en medio de la revolución biotecnológica más asombrosa que el mundo haya visto jamás.
La Biotecnología y la tecnología de la reproducción han dado pasos extraordinariamente revolucionarios.
Ya hemos perdido la idea que la vida humana es un misterio sagrado.
Y las mujeres en este aspecto se han reducido a la condición de máquinas de hacer bebés a las que hemos aprendido a encender y apagar.
Con la anticoncepción artificial, la esterilización y el aborto apagamos la máquina para hacer bebes.
Y con la inseminación artificial, la fecundación in vitro, los tratamientos de fertilidad y las madres sustitutas encendemos la máquina para hacer bebés. 
Y con una cantidad adecuada de dinero y tiempo presumimos que podemos tener un bebé cuando lo deseamos y evitamos tener bebés cuando ya no lo deseamos
El resultado de esto es una revolución en nuestra comprensión de lo que es una relación, una identidad sexual, un matrimonio y una familia. 
Por primera vez en la historia, la raza humana ha asumido el poder de separar la actividad sexual de la procreación.
Y esto ha sido una bomba de tiempo plantada en el corazón de la familia tradicional.
Porque la familia tradicional estaba enraizada en la verdadera sexualidad humana.
Que era la de un hombre y una mujer, que se unen en una relación de por vida, llena de amor, abierta a la procreación y enfocada en la crianza de los hijos.
Este hogar era consolidado como un nido para sus crías, las que se nutrían de un ambiente seguro y amoroso.
Dentro de este contexto, el acto sexual tenía significado y propósito e incluso una dimensión eterna.
El acto sexual era una unión amorosa, que también era potencialmente creativo de una manera poderosa.
Cuando un marido y su mujer hacían el amor, también podrían lograr hacer un bebé.
Lamentablemente, esta relación se ha roto para la gran mayoría de los seres humanos en el mundo desarrollado.
Si un acto sexual no es acerca de la procreación, tampoco lo será el matrimonio.
Y si el matrimonio no está basado necesariamente en la procreación, entonces debe ser acerca de lo que es recreación.

Y ESTO RECIÉN COMIENZA…

El acto sexual (y, por extensión, el matrimonio) entonces no es más que una forma para que las personas persigan el placer auto-indulgente. 
Por otra parte, si la actividad sexual no está necesariamente ligada a la procreación, y por lo tanto no está amarrada a las restricciones morales, se deduce que cualquier forma de actividad sexual es lícita.
Esta es la razón por la que la actual guerra del “matrimonio” entre personas del mismo sexo pronto se desvanecerá en importancia. 
Las personas atraídas hacia el mismo sexo realmente no quieren casarse, lo que ellos quieren es que su atracción sea reconocida y consolidada, y el “matrimonio” es su manera de ganar ese reconocimiento.
La razón por la que el debate del “matrimonio” del mismo sexo pronto se desvanecerá es porque el matrimonio en sí ya se ha destruido para la cultura occidental masiva. 
Si un hombre puede casarse con otro hombre y una mujer con otra mujer, entonces cualquiera puede casarse con quien quiera.
Si la “bisexualidad” es lícita, después dos hombres y una mujer podrán hacer “tríos”, o dos hombres y dos mujeres que interactúan sexualmente podría “casarse” entre ellos.
No se necesita pensar mucho para concluir que si el matrimonio puede ser lo que alguien quiere que sea, entonces el matrimonio de hoy es nada en absoluto.
Los Católicos que tienen fundamentos teológicos, antropológicos, éticos e históricos muy fuertes para definir lo que es un matrimonio, y claramente pueden ver las crisis en los matrimonios.
Pero realmente no hemos visto nada todavía.
Mientras las tecnologías reproductivas sean cada vez más ampliamente disponibles en una escala global, la confusión acerca del matrimonio y de la sexualidad se extenderá a toda la raza humana. 

NECESIDAD DE CREAR CONCIENCIA DEL PROBLEMA EN NUESTRAS FAMILIAS

La experiencia en los países desarrollados ha demostrado que mientras que las técnicas de reproducción se pueden utilizar para prender o apagar la máquina de hacer bebés, será más frecuente apagarla, en bien de lo recreativo.
El invierno demográfico que se avecina no sólo será para el mundo en desarrollo, sino para toda nuestra raza, y sólo existe una solución para el problema.
La solución es que los católicos comprendan claramente los simples hechos de la natural sexualidad humana, enseñársela a nuestros hijos y vivirla de la mejor manera que podamos. 
La solución es ofrecer una alternativa atractiva y pro-vida mediante la construcción de familias fuertes, vibrantes y creativas, además de las comunidades humanas dinámicas.
El futuro de nuestra fe y de nuestra entera familia humana puede depender de ello.
Para ello necesitamos el auxilio sobrenatural, del Sagrado Corazón de Jesús. Esa es nuestra armadura.


PIDAMOS AUXILIO SOBRENATURAL A JESÚS

Una de los Doce Promesas a los devotos del Corazón de Jesús es brindar “la paz en sus familias”.
Aunque la devoción de las familias al Sagrado Corazón se menciona en las cartas de Santa Margarita María, ésta se convirtió en una práctica común entre las familias católicas dos siglos más tarde debido al P. Mateo Crawley-Boevey, quién se unió a la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y María.
Fue ordenado sacerdote en 1898 y fue enviado a Valparaíso, Chile, donde fundó la Universidad Católica en 1905.
Y se interesó especialmente en la creación de una escuela de derecho donde los católicos podían formarse y avanzar en lo social y en la misión de la Iglesia.
Un año más tarde, fue destruida por un terremoto y como el Padre Mateo se enfrentó a este desastre natural trabajando incansablemente para ayudar a aquellos que habían perdido sus casas, negocios y sus seres queridos al derrumbarse su suelo, fue enviado a Europa a recuperarse.




El 5 de junio de 1907, el P. Mateo se reunió con el Papa Pío X y compartió con él un sueño que había comenzado a tomar forma en su corazón.
.
Él había estado pensando en promover el reino social de Cristo en las familias.
.
Ya que las sociedades se mueven conjuntamente con las familias.
.
Y si el reinado del Sagrado Corazón de Jesús debe realizarse en el mundo, entonces éste debe comenzar en las familias.
¿El Santo Padre aprobó su plan? El Papa respondió:
“No, no, hijo mío. No te lo permito. Yo os mando, ¿lo entiendes? 
Te ordeno que des tu vida por esta obra de salvación. 
Es una obra maravillosa consagrar tu vida entera a ella”.
Con esta directiva, el P. Mateo se fue en peregrinación a Paray-le-Monial, Francia, el 24 de agosto de 1907 a la edad de treinta y dos años.
A la capilla donde se produjeron las revelaciones del Sagrado Corazón a Santa Margarita María.
El P.Mateo oró y prometió que iba a dedicar el resto de su vida a aquello, según lo que le permitiera su enfermedad..Pero a medida que avanzaba en su oración se sentía curado y comenzó la misión que consumiría su atención y energía hasta su muerte, a la edad de ochenta y cinco años, en 1960.
Cuando el Papa Juan Pablo II visitó Paray-le-Monial el 5 de octubre de 1996, afirmó la importancia de la Consagración de la Familia en la construcción de la “La civilización del amor” y dijo:
Gracias al sacramento del matrimonio, en el Pacto con la sabiduría divina, en el Pacto con el infinito amor del Corazón de Cristo, a ustedes las familias se les ha otorgado los medios para desarrollar en cada uno de sus miembros las riquezas de la persona humana y su llamado al amor de Dios y de los hombres.
Den la Bienvenida a la presencia del Corazón de Jesús, nosotros buscamos sacar de Él el verdadero amor que nuestras familias necesitan
La unidad de la familia tiene un papel fundamental en la construcción de la civilización del amor. (Discurso del 5 de octubre de 1986)



ORACIÓN CONSAGRACIÓN DE LA FAMILIA AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 

Esto llama a Consagrar a la familia al Sagrado Corazón de Jesús; aquí está la oración de Consagración:
Sagrado Corazón de Jesús, le dejaste claro a Santa Margarita María tu deseo de ser el rey de las familias cristianas. 
Nosotros queremos proclamar hoy tu más completo y real dominio sobre nuestra propia familia. 
Queremos vivir en el futuro con tu vida.
Queremos hacer que florezca entre nosotros esos méritos que prometen paz en adelante. 
Queremos desterrar lejos de nosotros lo que tú has maldecido. 
Tú serás el Rey sobre nuestras mentes, en la simplicidad de la fe, y sobre nuestros corazones, por el amor incondicional, los cuales se quemarán por ti, en una llama que vamos a mantener con vida por la recepción frecuente de tu divina Eucaristía. 
Se bondadoso, oh Corazón divino, como para presidir nuestras relaciones, para bendecir nuestras empresas, tanto espiritual como temporalmente.
Para disipar nuestras preocupaciones, para santificar nuestras alegrías, y aliviar nuestros sufrimientos. 
Si alguna vez, alguno de nosotros, tuviera la desgracia de afligirte, recordadle, oh Corazón de Jesús, que eres bueno y misericordioso con el pecador penitente. 
Y nosotros, tanto los que se van como los que se quedan, estaremos sujetos a vuestros decretos eternos. 
Vamos a consolarnos con la idea de que algún día llegará que toda la familia se reúna en el cielo y pueda cantar para siempre tus glorias y tus misericordias. 
Que el Corazón Inmaculado de María y el glorioso Patriarca San José estén presentes en esta consagración familiar.
Y que se mantenga en nuestras mentes todos los días de nuestra vida. ¡Toda la gloria al Corazón de Jesús, nuestro Rey y nuestro Padre! (EWTN)

LA CONSAGRACIÓN DE LA FAMILIA A JESÚS ES PARTE DE LA ARMADURA DE DIOS
En la encíclica Annum Sacrum del Papa León XIII, publicada el 25 de mayo 1899, el Santo Padre consagró a todas las familias de la humanidad al Sagrado Corazón de Jesús.
Una declaración profética de la encíclica establece las bases de la consagración mundial del Papa al Sagrado Corazón:
De ahí esa abundancia de males que desde hace tiempo se ciernen sobre el mundo y que Nos obligan a pedir el socorro de Aquel que puede evitarlos.
¿Y quién es éste sino Jesucristo, Hijo Único de Dios, “pues ningún otro nombre le ha sido dado a los hombres, bajo el Cielo, por el que seamos salvados”.
Hay que recurrir, pues, al que es “el Camino, la Verdad y la Vida”. 
El hombre ha errado, que vuelva a la senda recta de la verdad; las tinieblas han invadido las almas, que esta oscuridad sea disipada por la luz de la verdad.
La muerte se ha enseñoreado de nosotros, conquistemos la vida.
Entonces nos será permitido sanar muchas heridas, veremos renacer con toda justicia la esperanza en la antigua autoridad, los esplendores de la fe reaparecerán.
Las espadas caerán, las armas se escaparán de nuestras manos cuando todos los hombres acepten el imperio de Cristo y se sometan con alegría, y cuando “toda lengua profese que el Señor Jesucristo está en la gloria de Dios Padre”.

Las consagraciones son reales y potentes en el mundo espiritual. 
Hay dos reinos, uno claro y otro oscuro.
 La Consagración de la Familia al Sagrado Corazón es un acto concreto de la fe que agrada a Dios y desagrada el antiguo enemigo.
Vivir nuestra consagración al Sagrado Corazón sobre una base diaria es también parte de la armadura de Dios.
Las llamas del amor divino que vierte el Sagrado Corazón fortalecen nuestra fe, esperanza y amor.
El Sagrado Corazón no es sólo nuestro refugio; es nuestro lugar de la victoria sobre el mal.
Porque cuando su corazón fue atravesado en el Calvario, su Sangre y Agua se derramaron y se convirtieron en nuestro baño bautismal y de vida eucarística.
Las tinieblas necesitan ser disipadas con alabanza y acción de gracias en todas las cosas.
Podemos convertir cada prueba, pérdida, miseria, persecución, prueba de fe, y guerra espiritual en una acción de gracias y alabanza como María.
Cuando experimentamos vejación diabólica, nosotros podemos lenta y deliberadamente rezar la oración del Magnificat:
.
“Proclama mi alma la grandeza del Señor. Mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador…”.
.
Esto puede convertirse en un hábito eficaz para luchar contra las tentaciones.
.
Los ángeles caídos de la oscuridad desprecian la alabanza y la gratitud a Dios.
Nosotros pertenecemos a Jesucristo, a la luz, no a la oscuridad. 
Hay muchas personas que tienen un pie en cada campo, o peor, algunos viven completamente en la oscuridad.
Tal vez esto es cierto para los miembros de la familia que se han alejado de Jesús y de la Iglesia, pero el amor del Sagrado Corazón no dejará de ser derramado sobre los pecadores.

El buen pastor nunca cesará de dejar a las noventa y nueve para buscar la oveja perdida.
La Consagración de la Familia al Sagrado Corazón de Jesús es muy eficaz como parte de la armadura de Dios.
Jesús habló poderosamente a Santa Margarita María:
Mi divino Corazón se apasiona por la raza humana… no puede contener las llamas reprimidas por más tiempo de su caridad ardiente. 
Debes atravesar y revelar mi corazón al mundo, con el fin de enriquecer a la humanidad con mis tesoros preciosos. 
Yo voy a dejar que los veas ahora.
Ellos incluyen todas las gracias de la santificación necesarias para arrebatar a los hombres que están al borde del abismo del infierno”.




SIETE FRASES PARA MEJORAR LA COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA

Pero además de orar y consagrarse es importante manejar adecuadamente la relación en la vida diaria.
.
El proceso central en una familia debería estar puesto en mantener el buen relacionamiento.
.
Y el cultivo de una buena comunicación es esencial.
Aquí van siete consejos para practicar el mejoramiento de la comunicación en familia.

¡TE AMO!
Ningún ser humano puede sentirse realmente feliz hasta escuchar que alguien le diga “te amo”.
Atrévete a decirlo a la otra persona, a tu cónyuge, a tus padres, a tus hermanos, a tus hijos, si es que nunca lo has hecho, haz la prueba y verás el resultado.

¡TE ADMIRO!
En la familia, cada miembro tiene alguna cualidad o habilidad que merece reconocimiento.
Todos, en algún momento, sentimos la necesidad de que se nos reconozca algún logro o meta alcanzada.
¿Cuándo fue la última vez que le dijiste esto a alguien?

¡GRACIAS!
Una necesidad básica del ser humano es la de ser apreciado. 
No hay mejor forma de decir a una persona que es importante lo que hace por nosotros, que expresarle un “¡gracias!”, no en forma mecánica sino con pleno calor humano.

PERDÓNAME, ME EQUIVOQUÉ…
Decir esto no es tan fácil, sin embargo, cuando cometas un error que ofenda o perjudique a otras personas, aprende a decir con madurez: “perdóname, me equivoqué”.

AYÚDAME, TE NECESITO
Cuando no podemos o no queremos admitir o expresar nuestra fragilidad o necesidad de otros, estamos en un grave problema.
No te reprimas. ¡pide ayuda!, que también son muy importantes las palabras.

¡TE ESCUCHO… HÁBLAME DE TI!
¿Cuántas veces le has dicho a algún miembro de tu familia: “a ver háblame, qué te pasa?”.
Tal vez muchos problemas y mal entendidos se resolverían si tan solo escuchásemos lo que nos tratan de decir.

¡¡¡ERES ESPECIAL!!!
Es importante hacerles saber a tus seres queridos cuanto ellos significan para ti.




Fuentes:


lunes, 27 de marzo de 2017

A los pies del Santísimo se puede cambiar el mundo...



Los cinco minutos del Espíritu Santo
"Ven Espíritu Santo, entra en mi pequeño corazón para que pueda reconocer la grandeza del Padre Dios, y no le dé tanta importancia a mi imagen. Regálame una gran sencillez, para que reconozca claramente que yo no soy, ni puedo ser, el centro del universo. Entonces, los demás no tienen la obligación de estar pendientes de mí, girando a mi alrededor.
Prefiero girar alrededor del Padre Dios, para adorarlo, y alrededor de los demás, para servirlos. Dame la gracia de ser más sencillo para vivir feliz cada momento sin estar pendiente de mí mismo y de la mirada ajena.
Toma, Espíritu Santo, todos mis orgullos y vanidades, y quema todo eso con tu fuego divino. Dame la sencillez de los santos, la alegría humilde de Francisco de Asís, la generosidad desinteresada de Teresa de Calcuta.
Ven Espíritu Santo, y regálame esa profunda sabiduría de la sencillez interior.
Amén."

Cuando sientas que el cansancio te agobia, que no puedes más....

Reza esta oración de San Agustín de Hipona.

Dios de vida,
hay días en que la carga nos desgasta los hombros y nos sentimos agotados;
en que el camino parece monótono e interminable,
y el cielo, gris y amenazante;
en que nuestra vida carece de música,
nuestro corazón está solo y nuestra alma ha perdido su arrojo.
Inunda el camino con tu luz, te suplicamos;
dirige nuestra mirada a donde el cielo está lleno de promesas.


n San Agustín—

jueves, 11 de agosto de 2016

¿Es posible hablar con Dios?

Hablar con Dios

Daniel Tirapu
¿Cómo se habla con Dios, cómo sabes que te escucha, que te responde?. Sinceramente no soy un expero en estas cuestiones. La biblia dice que Dios hablo con Moisés, cara a cara, como se habla con un amigo. Jesús habló con mucha gente: su Madre, los apóstoles, con multitudes, con judíos, no judíos, con militares, con ladrones, con bebedores, con niños, con mujeres, con Pilatos, con endemoniados. El mismo nos dio ejemplo, pasaba mucho tiempo en oración, noches enteras.
Un cristiano debe orar por imitar a Jesús. Nos dijo que donde hubiera dos o más en su nombre, ahí estaría, nos dejó su cuerpo como alimento y en el sagrario para hacerle compañía. La oración puede ser mental, sin palabras, ni discursos, de mente a mente, de corazón a corazón o vocal, oraciones de la Iglesia especialmente el Padre nuestro; en ambas hay que procurar poner la cabeza en lo que decimos. Es apasionante, Jesús hombre como tú conoce tu corazón, tus cabellos, tus dificultades, tus problemas y circunstancias mejor que tú mismo. Pero te ofrece siempre la posibilidad de que le cuentes, como a un amigo que no falla, lo que preocupa, el sentido de las cosas, tus debilidades, lo que no entiendes, lo que te gusta, lo que no, la muerte, la vida, lo que no puedes y notarás su consuelo, su ánimo, su alegría, su respuesta, porque es Dios. Podemos hablar con Dios, de tú a tú.
Pedirle,adorarle,quejarte,contarle un chiste. Maria guardaba en su corazón los sucesos de su vida con Jesús, que a veces no entendía, guarda en tu corazón y saca un poco de tiempo para hablar con El. Puede que, a veces, Dios no es una máquina de cocacola que si le hecho un euro sale, no entiendas , no te sientas escuchado, pero te habla siempre a través de los sucesos, de luces, del ejemplo de los demás. Escrivá decía en CAMINO, que no sabes orar, díselo así y ya estás hablando con El.. Orad los unos por los otros nos aconseja San Pablo. La oración es un combate. Dedica a la oración un tiempo fijo; todos los días pasamos ante el espejo unos veinte minutos, tiempo para Dios.
Fuente: http://www.ideasclaras.org

sábado, 30 de julio de 2016

El Santo nombre de Jesús.

10 Beneficios Sobrenaturales de la Invocación del Nombre de Jesús

Cómo acceder al mayor poder universal.

El nombre de Jesús tiene poder sobrenatural, porque representa a su Persona y es una forma de vivir su presencia en nosotros.



Al invocar el nombre de Jesús con confianza obtenemos 10 beneficios, que son los que exponemos aquí.

Leer También:

¿QUÉ SIGNIFICA EL NOMBRE DE JESÚS?

El nombre Jesús viene del griego Iesous que se deriva del arameo, Yeshu. Significa “Yaweh es la salvación.” `
El Santo Nombre de Jesús es, ante todo, una oración todopoderosa. Nuestro Señor mismo solemnemente promete que todo lo que pidamos al Padre en su nombre lo recibiremos. Por tanto, cuando decimos: “Jesús,” pidamos a Dios por todo lo que necesitamos con absoluta confianza de ser escuchados.
Y por esta razón, la Iglesia termina su oración con las palabras, “por Nuestro Señor Jesucristo”, que da a la oración una eficacia nueva y Divina.
Cada vez que decimos: “Jesús”, le damos a Dios alegría infinita y gloria, porque le ofrecemos todos los méritos infinitos de la Pasión y Muerte de Jesucristo. 
Cada vez que decimos “Jesús”, dejamos claramente saber que deseamos ofrecer a Dios todas las Misas que se dijeron de todo el mundo para todas nuestras intenciones.
Cada vez que decimos “Jesús,” es un acto de amor perfecto, porque nosotros ofrecemos a Dios el amor infinito de Jesús.
El Santo Nombre de Jesús llena poco a poco nuestras almas con una paz y alegría que nunca tuvimos antes.
El Santo Nombre de Jesús nos da fuerza para que nuestros sufrimientos se conviertan en luz y sean fáciles de llevar.

10 BENEFICIOS DE LA INVOCACIÓN DEL NOMBRE DE JESÚS


BRINDA AYUDA A LAS NECESIDADES CORPORALES

Según la promesa de Cristo:
“En mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien” (Marcos 16, 17-18).
 En el Nombre de Jesús los Apóstoles dieron fuerza a los lisiados (Hechos 3, 6; 9, 34) y vida a los muertos (Hechos 9, 40).

DA CONSUELO EN LAS AFLICCIONES ESPIRITUALES

Somos rescatados de la angustia, la tribulación, la tristeza y el dolor (Sal. 118:5, 50:15, 116:3-4).
El Nombre de Jesús le recuerda al padre del Hijo Pródigo (Lucas 15: 11-32) y al Buen Samaritano (Lucas 10: 25-37) y le recuerda al justo el sufrimiento y la muerte del inocente Cordero de Dios. 

NOS PROTEGE DE SATANÁS Y SUS ENGAÑOS

Porque el demonio teme el Nombre de Jesús, quien lo ha vencido en la Cruz.
Ante un peligro, invocar el nombre de Jesús ayuda a superar el trance y a obtener seguridad emocional.



OBTENEMOS TODA BENDICIÓN Y GRACIA EN EL TIEMPO Y LA ETERNIDAD

Cristo dijo: “lo que pidáis al Padre os lo dará en mi nombre.” (Juan 16:23).
Es refugio seguro durante la vida y en la hora de la muerte.
Por eso la Iglesia concluye todas sus plegarias con las palabras: “Por Jesucristo Nuestro Señor…”.

DISFRUTAMOS LAS RIQUEZAS DE CRISTO

Romanos 10:12 dice que el Señor de todos es “rico para con todos los que le invocan”. Prestemos atención a la palabra “rico”.
Invocar no solamente nos salva de muchas cosas negativas, sino también es la manera de que disfrutemos en nuestra experiencia de cuán rico es Cristo.

SOMOS SALVADOS 

Como creyentes, al invocar el nombre del Señor reforzamos nuestra conversión para que no caigamos y podamos ser salvos en el final para vivir la vida que hay después de la muerte física en la Tierra.
Romanos 10:9 dice:
“si confiesas con tu boca a Jesús como Señor, y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. 
¡Invocar el nombre del Señor nos trae salvación para la vida eterna!
El Nuevo Testamento nos muestra varios ocasiones de los creyentes que invocaron el nombre del Señor Jesús en diferentes situaciones (Hechos 2:21).


PARTICIPAMOS DE SU MISERICORDIA

Quienes repitan el nombre de Jesús tendrán el exceso de su misericordia, su amor, la gracia de la perseverancia final, y no morir sin su gracia.
Y son llenos del Espíritu (Salmo 86:5; Hechos. 2:17, 21).
Con la repetición las almas tibias se vuelven fervorosas y las almas fervorosas se elevan a niveles de gran perfección

SOMOS ILUMINADOS

Cuando invocamos a Jesús, Dios no da la luz para ver nuestra verdadera condición.
Y cada vez que le invocamos él inyecta luz en nuestra vida y en la resolución de nuestros problemas.
“El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; y a los asentados en región de sombra de muerte, luz les resplandeció” (Mateo 4:16).
“Os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra” (1 Juan 2:8).

OBTENEMOS UN ESPÍRITU DE ARREPENTIMIENTO

Todos cargamos con pecados y culpas, de algunos tenemos conciencia y de otros aún no.
Al ser expuesta nuestra verdadera condición por la fuerte iluminación del Señor, a través de invocar su nombre, experimentamos un cambio de manera de pensar.
Descubrimos lo que hacemos mal y podemos obtener la gracia y la fuerza para rectificar nuestro comportamiento.



CONFESAMOS LOS PECADOS, SOMOS PERDONADOS, GANAMOS INDULGENCIAS

Tantas veces como invoquemos el Nombre de Jesús y de María  podremos ganar una indulgencia de 300 días, por decreto de Pío X, el 10 de octubre de 1904.
Es también necesario, para ganar la indulgencia papal al momento de la muerte, pronunciar aunque sea mentalmente el Nombre de Jesús.
Al ser iluminados por el Señor nos arrepentimos y somos llevados a confesar nuestros pecados. De esta manera, disfrutamos del beneficio del perdón de Dios.
“Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).
El Señor Jesús, además de perdonarnos, elimina y anula el registro de la deuda que teníamos con Dios en la cruz. Es decir que tenemos un “registro limpio” delante de Él.
Comparte esta imagen con tus amigos.

UNA FORMA SIMPLE PARA INVOCAR EL NOMBRE DE JESÚS

Los padres del desierto, los monjes, han desarrollado  lo que se denomina “oración a Jesús”, conocida también como “oración del corazón”.
Es una breve fórmula que se repite constantemente y a nivel mental,
“Señor Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí”
Algunas veces se dice así
“Señor Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí, pecador”
Esta fórmula es la que recomendamos para invocar el nombre de Jesús.
Fuentes: