FUENTE INAGOTABLE DE LUZ

FUENTE INAGOTABLE DE LUZ
¡ILUMÍNANOS!

Sagrados Corazones Unidos del AMOR SANTO

Sagrados Corazones Unidos del AMOR SANTO
Sagrados Corazones de Jesús y María, unidos en el amor perfecto,

jueves, 21 de febrero de 2013

En desagravio al CORAZÓN DE JESÚS



ROSARIO DEL AMOR


Jesús al alma: Vamos a rezar el Rosario del Amor.
El alma: ¿Como?
Jesús: Hecho el Acto de Contrición, dirán en cada cuenta gruesa; Jesús mío, te ofrezco mi alma, mi corazón y mi vida en prueba del amor que te profeso. Dame amor para que con él te ame según Tú deseas.
En las cuentas pequeñas dirás 10 veces; Jesús mío, te amo, ten misericordia de mí.
Así durante los 5 misterios, y al decir el ultimo Gloria, dirás para terminar 3 veces, la ofrenda del Amor misericordioso; Jesús mío, de todo Corazón me uno a vos.
Lo quiero así por lo siguiente; Deseo que hagáis muchos actos de amor en el día y por negligencia no lo hacéis. Rezando este Rosario me dirás 50 veces; Jesús, te amo, que serán 50 actos de amor. Además, en esto me das algo tuyo, el acto de amor Voluntario y al decir ten misericordia de mí, reconoces tu miseria, la necesidad que tienes de Mí y de Mi bondad.
Al ofrecerme el alma, el Corazón, y la vida, aunque todo ello es Mío, ofreces libremente cuanto se te ha dado. Y por último, al pedir Mi amor; reconoces que solo Yo puedo dártelo, pues todo don, procede de Mí.
Rézalo al menos una vez al día y te digo que la Santidad es como un árbol que tiene raíz en la tierra y cuya copa se abre en el cielo. Pues bien, cada Jesús mío, te amo, es como una hojita nueva que se abre en el árbol y son gracias muy especiales que vas acumulando en el cielo y que gozaras en aquella vida. No sabes cuánto vale un acto de amor.
Los demonios recrudecen los ataques a las almas para aumentar las ofensas a vuestro Dios, por esto. Cuando en medio de tan horribles blasfemias oigo un !Jesús, te amo! Y si es dicho sintiéndolo con toda el alma. Mi Corazón se consuela y dilate.
- El Primer Misterio se ofrece en reparación de las blasfemias de los MASONES.

- El Segundo, en reparación de las blasfemias de los JUDIOS.
- El tercero, en reparación de las blasfemias de los ATEOS.
- El cuarto, en reparación de las blasfemias de los INFIELES.
- El quinto, en reparación de las blasfemias de los CONDENADOS
Al finalizar dirás; Dios mío, gracias por lo que me das y gracias por lo que me quitas, hágase en mi tu voluntad.

Del libro Misericordia y Justicia. Ma. Piedad Duran Rentería. Servidora de la Misericordia.

1 comentario: